¿CÓMO LIMPIAR TU MOQUETA?


La moqueta o alfombras se introdujeron en los hogares occidentales como cubierta para suelos hace unos cuantos siglos. Era un signo de distinción y elegancia en la decoración. Con el paso del tiempo, fue cambiando y tomando más fuerza otros tipos de pavimentos. En la actualidad,  aún vemos en muchos hogares alfombras o moquetas. No hay duda que resulta estiloso y confortable, en algunas habitaciones apetece andar descalzos, jugar en el suelo, o simplemente sentir un suelo cálido bajo los pies. Por ese motivo os vamos a dar un par de claves y consejos para limpiar vuestras alfombras o moquetas y evitar problemas de alergias por acumulación de ácaros u otros dilemas.

Para un buen mantenimiento de la moqueta o alfombra siempre hay que tener una aspiradora. Es la única manera de asegurar una limpieza diaria en profundidad en una superficie fibrosa en la que la escoba no tiene mucho que hacer. Hay que tener un modelo potente y a poder ser con unos buenos filtros anti-ácaros que renovaremos con frecuencia.

Cuanto más tiempo pase una mancha en esta superficie, más difícil será eliminarla. Cuando detectemos una mancha, hay que ponerse manos a la obra y deshacernos de ella lo antes posible. Si se trata de algo sólido, lo retiraremos con un rascador o un cuchillo, siempre teniendo cuidado de no dañar las fibras. Si se trata de líquido, utilizaremos papel absorbente o un paño de microfibra en la zona afectada, hasta que se haya absorbido, apretando con suavidad y siempre de fuera a dentro para evitar extender más la mancha. Las manchas con base de agua se limpian con una solución de agua y jabón neutro.

El calzado puede traer problema de manchas en las alfombras o moquetas, si a pesar de las precauciones tomadas, hemos entrado con las botas llenas de barro, primero debemos dejar que las manchas se sequen, para poder eliminar la humedad y reducirla a polvo. Cuando la mancha quede totalmente seca, retiramos los restos con un cepillo y finalmente pasamos el aspirador, así quedara totalmente eliminada y tendrá un suelo impecable.

Para retirar la cera, lo haremos con una bolsa de hielo seco para endurecerla y poder retirar los restos sólidos, aplicando posteriormente varias capas de papel absorbente sobre las cuales pasaremos la plancha. Para terminar, utilizaremos un limpiador adecuado para manchas con base grasa. El truco del hielo es también válido para retirar restos de chicle.

Si se derrama algún tipo de bebida, como ya he comentado antes, ponemos en la zona afectada papel absorbente o un paño de microfibra, y así eliminar todo el líquido posible. Después sin dejar secar, aplicaremos una solución de agua con jabón neutro aplicado por un cepillo suave, de fuera a dentro y sin frotar en exceso.

Es muy recomendable que cada cierto tiempo se de una limpieza a fondo. Existen empresas que hacen este tipo de limpiezas, con la ayuda de máquinas especializadas. Si lo desea  también se pueden limpiar con una maquina al vapor, bien sea en alquiler o en propiedad.